Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Bolivia tiene uno de los índices más altos de feminicidios en América Latina. En el 2019, la policía de Bolivia registró más de 30 mil casos de violencia, un incremento de 7 mil comparado al año anterior.

En respuesta, Pro Mujer ha lanzado una línea de atención con el apoyo de Paceña, una compañía del sector privado, quien lidera una campaña nacional #MODELOSDEMUJER para reducir la discriminación de género.